La dirección de transición, fórmula elegida para el lanzamiento del primer operador de proximidad en Galicia

El holding empresarial Enermol impulsa en Galicia una iniciativa de telecomunicaciones basada en el modelo FTTH (Fiber to the home). La nueva empresa creada para tal fin, Áurea Energía y Telecomunicaciones S.L., pretende implantar en el municipio pontevedrés de Ponte Caldelas una red de fibra óptica que dará servicio a sus 33 núcleos de población.

El carácter local del proyecto permitirá a la empresa ofrecer un servicio totalmente adaptado a las necesidades de la zona, sorteando las barreras que la orografía presenta a las tradicionales infraestructuras para la conexión a internet de banda ancha. Además de aportar una mejora técnica objetiva en las condiciones actuales del acceso a internet para particulares y empresas, la entidad promotora apuesta por la cercanía al cliente y la total transparencia como aspectos fundamentales para la diferenciación en un mercado dominado por las grandes multinacionales.

Para su puesta en marcha, el proyecto cuenta con la colaboración de la empresa Servitalent, que se encarga de liderar su lanzamiento a través de la fórmula de la dirección interina. Aurelio Louro Edreira es el interim manager encargado del pilotaje y acompañamiento a la empresa durante la misión definida, mientras que es Pío Iglesias Carrera (socio-director de Servitalent) quién actúa como responsable de back management.

Según informan desde la propia compañía proveedora del servicio, la misión de interim management desarrollada en la empresa cliente está estructurada en dos etapas diferentes:

La primera de ellas, ya completada, comprendería el análisis previo y diagnóstico de la situación de partida, así como la tramitación de la autorización del Ministerio de Industria que da luz verde a la actividad como operadora de fibra óptica para los servicios de telefonía, internet y televisión.

La segunda, todavía en sus primeros estadios, comprende la parte operativa del proyecto. En ella se iniciará la instalación de la infraestructura necesaria, así como la puesta en marcha de las acciones de comercialización de los diferentes servicios.

En el programa diseñado para la ejecución del proyecto se ha incluido un plan de salida que tiene en cuenta la necesaria capacitación del equipo para su implantación exitosa a medio y largo plazo. De este modo, no sólo se acompañará al cliente durante la fase de lanzamiento del proyecto, sino que se realizará una labor de mentoring orientada a conseguir su autonomía en el liderazgo de las acciones futuras.